Hay que creer en el amor para que exista.

Hay que permitirle que te sorprenda un día.

Hay que pensar que puede ser posible querer a alguien tanto, como para ir juntos en cualquier camino, por más complicado que sea.

Y una vez que se encuentra ese amor, hay que decidir apostarlo todo con ilusión; acostumbrarse a hablar en plural y hacer planes que tengan sentido para dos.

Hay que dar espacio para el otro en el clóset, la agenda, los planes. Hay que encontrar canciones, espacios, puntos en común (y en discordia) que nos recuerden la razón de estar juntos cuando se olvide.

Pero sobre todo, hay que querer que ese amor funcione para que todo valga la pena.

A Ana María, mi hermana, a quien admiro profundamente. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s